Fr. ANDERSON,O.P

Fraile Dominico Hijo de la provincia San Luis Bertrán de Colombia!

Te doy la bienvenida al blogger de Fray Anderson Aguirre Sánchez, O.P.


Espero que te nutras y puedas reflexionar en torno a los escritos que hay aquí relacionados con nuestra Iglesia, la Orden de predicadores y de mi propia experiencia viva de Jesús. Dios los bendiga a todos por visitar este sitio y promoverlo!



martes, 15 de octubre de 2013

¿CREER EN JESÚS O CREER A JESÚS? Jn 6, 24-35




¿CREER EN JESÚS O CREER A JESUS? 
Jn 6, 24-35


Leemos en el capítulo 6 del cuarto evangelio, todo este capítulo hay que leerlo en clave de éxodo. La referencia al “maná en el desierto” no deja lugar a dudas. El autor del cuarto evangelio, tan amante del simbolismo, muestra a Jesús como el “nuevo maná”, “el verdadero pan del cielo”, que “da vida al mundo”. Con esta última expresión, el autor retoma una afirmación que vuelve, una y otra vez, a lo largo de todo el evangelio: Jesús es dador de vida. Él es el don del Padre para que el mundo “tenga vida”; ha venido para que “tengan vida y vida en abundancia”; él es quien ofrece “agua viva”, porque es “resurrección y vida”…En esa perspectiva hay que leer también el texto de hoy. Jesús es “el pan de vida”, capaz de saciar definitivamente el hambre del ser humano (que “no pasará hambre…, ni pasará nunca sed”).

Jesús es presentado a veces (en Mateo explícitamente) como “el nuevo Moisés, el que proclama la Nueva Ley”. ¿Con qué garantías? A Moisés le avalan los “signos y prodigios” del mar y el desierto. ¿Qué signos aduce Jesús? Jesús puntualiza la afirmación de la gente: Moisés proporcionó un pan de tierra, para alimentar el cuerpo mortal. Pero ahora, el Padre está dando un “alimento celestial”, para “vida eterna”. Sus interlocutores siguen pensando en categorías completamente terrenales (como su propio mesianismo) y piden ese pan maravilloso. Jesús se define entonces como pan de Vida. El pasaje es llamativamente paralelo con el de la Samaritana. También a ella le ofrece Jesús un agua que quita para siempre la sed; también ella pide esa agua maravillosa; y Jesús se define como Agua Viva.

El paralelismo nos lleva a comprender que la reducción de este mensaje a la eucaristía (aun siendo válido) no es suficiente. Es un gran símbolo. Jesús pan, Jesús agua, Jesús luz, son los tres grandes símbolos de Jesús en el cuarto evangelio, en la misma línea  metafórica de los evangelistas.

Nosotros hemos preferido invertir el sentido de las palabras de Jesús para afirmar que el pan eucarístico es Jesús, cuando el sentido original es que Jesús es pan.

Fr. Anderson. O.P.

lunes, 7 de octubre de 2013

Las COSAS son de distinta manera




Uno piensa distinto y las cosas son de otra manera. Mi madre, cuando estaba pequeño dedicaba un tiempo a sus trabajos manuales con el animo de hacer algo de ella en la vida y ganarse unos centavos, mientras mi padre salia a trabajar en un contexto bastante pesado como el que se vivía en el país en esos momentos por la violencia que sucumbía las calles. Este trabajo manual constaba de tejer cosas de lana, con dos agujas sumamente largas a mi percepción de niño y que las hacían fascinantes, porque era como tener dos antenas o dos espadas con las que después jugábamos con mis hermanos.


Ahora bien, ¿qué tiene que ver esto con lo anterior? pues bastante. Porque unas cosas sirven para imaginar pensar y sobre valorar las cosas con una imaginación de niño que alcanza a subir hasta los momentos más preciados y preciosos, pensando que son así y no hay otra forma de reconocerse, y otra -muy distinta- es la realidad, (una simple lana de trabajo) para poder afrontar la realidad y sacar adelante unos sueños infantiles.


Lo que queda aquí es entender que las cosas No salen siempre como uno las piensa, y pensar que las personas piensan como uno piensa es totalmente inútil, porque lo que no se piensa es capaz que nunca llegue a suceder y lo que se piensa no es lo mismo en lo que uno podría pensar, sino totalmente adverso a lo que uno llegase a pensar. El problema real de esto es cuando uno se cree el cuento que el otro piensa como uno, o así se lo han hecho ver siempre. Pero lo irónico del caso, es que ya lo que uno piensa siempre, pero siempre va a ser refutado o pensado distinto -así te hagan creer lo contrario-, porque si se piensa uno no va  a estar totalmente de acuerdo con la otra persona, o la otra persona a lo que uno piense 100% sin tener siempre el gran beneficio de la "DUDA". Duda que solo da desesperanza y pierde sentido por objetivar todo cuando coexiste en la vida. 


Aquí esta el quid del asunto, porque mientras no exista libertad de poder pensar lo que se quiera o diría mi padre de manera mas coloquial "lo que le de la regalada gana" y pues siempre la querida hermana DUDA esto hará que quede en la lista de espera en la necesidad para poder entender como conviven en el devenir todos tipo de pensamiento sea el que sea. Pero lo que hay aquí para solucionar este dilema simplemente loo resumo en una palabra que muestra todo lo que podría a cercar el uno al otro y es nada más ni nada menos que la "CONFIANZA", porque cuando se siembra y se cosecha desde hay quizá la duda exista y existan los pensamientos diversos y sean aceptados o no, pero se va a confiar en Personas y no objetos que no hacen sino dañar y frenar en lo que se podría confiar. Difícil, pero cierto, porque todo nace en un acto de FE!



Fr. Anderson Aguirre Sánchez, O.P.

lunes, 31 de diciembre de 2012

Un amigo escribió!

El tiempo más que olvidar reafirmó mi vida, la de mi familia y la de mis amigos durante este año. En el silencio comprendí el valor de la vida dejando la ilusión del enamorado ingenuo para amar profunda y apasionadamente en la cotidianidad feliz. De ahí, que hoy sienta la gratitud frente a todos los que han estado allí en mi presencia algo ausente pero cercana y calurosa. Les deseo los mejores augurios para que el nuevo tiempo que inicia sea lleno de mucha felicidad y satisfacción por lo vivido. FELIZ AÑO y un abrazo envolvente al estilo de Gustav Klimt.

A esto debo agregar que el deseo y el sueño de poseer algo más se logra viviendo cada día, sintiendo cada día y gozándose la vida, de manera sana, tranquila y contundente porque pasará otro año y otro y otro, pero nunca pararemos de vivir, inclusive tres días después de bajar a la tumba.


anderson, o.p.

jueves, 1 de noviembre de 2012

EL CÓDIGO DE FELICIDAD DE JESÚS Y DE LOS SANTOS


El corazón de la enseñanza de Jesús está en lo que llamamos “las bienaventuranzas”, que no es más que un código de felicidad al estilo de Jesús. No es un código moral, no es un conjunto de normas, ése no es el estilo de Jesús. Si intentamos entenderlo bien, habría que mejorar la traducción.
“Bienaventurados” es una palabra que ha perdido su significado de “dichoso” o “feliz”. Hoy llamamos “bienaventurado” al ingenuo que se lo cree todo. La expresión “pobre de espíritu” se aplica a los apocados. La palabra “manso” es peyorativa, lo opuesto a “bravo”. Pero no quieren decir eso, y ya es hora de que traduzcamos las palabras de Jesús a nuestro idioma, no al de nuestros tatarabuelos, quizá por un falso respeto, una miope fidelidad el texto (¡pero no a su significado real y actual!)
Cuando Jesús hace estas exclamaciones está profesando su fe en una felicidad sorprendente y antagónica a nuestro concepto normal de felicidad. Aventurando una traducción más significativa podríamos quizá decir:
-          
“¡Cuánto más felices serian si no necesitaran tantas cosas, si no os fiaran tanto en tener y consumir!”
-          “¡Cuánto más felices serían si su corazón no fuera violento!”
-          “¡Cuánto más felices serían si aprendieran de los golpes de la vida!”
-          “¡Cuánto más felices serían si tuvieran hambre de un mundo justo!”
-          “Cuánto más felices serían si aprendieran a perdonar!”
-          “¡Cuánto más felices serían si tuvieran un corazón transparente!”
-          “¡Cuánto más felices serían si trabajaran por la paz!”
-          “Y si tienen que sufrir algo por ser así, ¡mucho más felices todavía!”

Éste es el código de felicidad de Jesús. Un código completamente absurdo, que niega los valores normales de nuestra sociedad. Nosotros ponemos la felicidad en poseer y disfrutar, en imponernos sobre otros, en no sufrir absolutamente nada, en no meternos en los líos de los demás, en pedir cuentas, en disimular, en desentendernos del dolor del mundo… y siguiendo esta lógica hemos construido un mundo inhabitable y hemos conseguido (a veces y para muy pocos) un mundo inhabitable, lleno de infelicidad.
Está extraordinariamente bien elegida esta lectura para la fiesta de Todos los Santos. Celebramos a todos aquellos que aceptaron el código de felicidad de Jesús, les rendimos homenaje, reconocemos que son ellos, no nosotros, los que tienen razón, los que aciertan, los que trabajaron eficazmente por una humanidad mejor… y los que fueron más verdadera y completamente felices.
Y, como siempre, todo esto termina en la palabra “misión”. La misión de Jesús fue dejar claro cómo es Dios y cómo es su sueño sobre sus hijos. La misión de Jesús fue poner en marcha ese sueño. Nosotros, los que decimos que creemos en Jesús, hemos aceptado continuar con su misión, trabajar por su sueño. Para eso, antes hemos de creérnoslo, hemos de hacer nuestro su código de felicidad. Y hoy celebramos, agradecidos a los que antes de nosotros le creyeron y nos demostraron que es posible, satisfactorio, vivir al estilo de Jesús construyendo el Reino, el sueño de Dios.

Fray Anderson, O.P.

lunes, 17 de septiembre de 2012

(Md 2) Cuatro formas cristianas de responder al Islam

PEDIMOS PAZ
RECOMIENDO LEER ESTE ARTICULO DE AUDITORIA DE XAVIER PIKAZ, DEJO EL LINK DEL BLOG, RELACIONADO CON EL ISLAM Y PARA RESPONDER UN POCO A LA GUERRA QUE SUFREN NUESTROS HERMANOS EN EL MEDIO ORIENTE Y LAS 4 FORMAS DE RELACIONAR NUESTRA RELIGIÓN Y RESPONDER A TALES MANERAS DE PENSAR. EXELENTE ARTICULO Y PIDO ORAR POR LOS CAIDOS EN GUERRA Y QUE MUEREN DIARIAMENTE. PAZ, PEDIMOS PAZ

http://blogs.periodistadigital.com/xpikaza.php/2012/09/17/p321455#more321455

ANDERSON, O.P.

viernes, 14 de septiembre de 2012

Predicación evangélica y provenzal María Magdalena

Servir con el lugar :

Todo comienza a partir de la reunión del Cristo Resucitado con María Magdalena. "No me toques, porque aún no he subido al Padre. Pero vete donde mis hermanos y diles: Subo a mi Padre ya vuestro Padre, a mi Dios ya vuestro Dios. María Magdalena fue y dijo a los discípulos que había visto al Señor y que él dijo eso. "Jn 20,17 a 18. 

Y comienza la aventura ... Me gustaría que pulsar dos pinturas de la capilla Hospitality para desarrollar dos tipos de predicar el Evangelio y provenzal María Magdalena. 

1) Su predicación a Marsella, ilustrado por la tela adecuada 

2) Su predicación en la Sainte-Baume, ilustrado por la tela que se enfrenta



Montenard, Sainte Marie Madeleine prêchant l’Evangile aux pécheurs de Marseille
Magdalena se alza sobre un promontorio rocoso
que emerge en medio de la bahía de Marsella.
1) En el lienzo a la derecha, nos encontramos con María Magdalena se alza sobre un promontorio rocoso que emerge en medio de la bahía de Marsella: ella blande bien antes y muy por encima de la cruz de Cristo. Muchos marineros placer y comerciantes, griegos o Marsella, interrumpiendo su trabajo, escuchar con gran atención. Sus botes están en un mayor o menor proximidad a él, el mar está en calma. 

María Magdalena no dudaron en desafiar el peligro. Desde su exilio bajo coacción, hizo un viaje apostólico, ya que, a imitación de Cristo, su vida no hay nadie que sea necesario, pero es lo que da. Fue a las limitaciones humanas de lo que es posible para él para escuchar el mensaje de Cristo. Esta es la invitación del Resucitado "Id, avisad a mis hermanos" que impulsa esta pequeña roca, porque Cristo es la roca y la pared. Esto es acerca de él y sólo él que ella apoya. Es a partir de lo que él tiene su confianza y autoridad con la que habla.Ella levanta la cruz de Jesucristo, porque no es que ella anunció, sino la salvación de los pecadores por medio de la cruz. Se da testimonio de lo que Cristo ha hecho por ella. Aquí ella está tomando iniciativas: ella va al encuentro de sus homólogos, que no espera a que vengan a ella, y finalmente es la justificación de su viaje apostólico. 

Ella tiene una larga reflexión antes de tomar la decisión de encontrar la mejor manera de hacer frente a su público. Esta roca era la única cosa que ella se ofreció a ir al encuentro de sus oyentes. Es eficaz, pero al mismo tiempo se pone en una situación de riesgo en una muy precaria. Esta roca será providencial. 
Ella es una mujer, su voz es baja y no lo hace, pero el mar y el peligro que supone, será un aliado: la superficie del agua será la encargada de difundir sonido, sin necesidad de forzar la voz. Y el detalle, que ella tal vez no había pensado que su acto le dará una amplia insospechada. ¿Qué podría ser visto como un inconveniente será una ventaja: la eliminación de los barcos! De hecho, su mensaje llegará a todos los oídos, respetando la distancia que cada conjunto en relación a la misma. El mensaje se envía a los parientes distantes. La libertad soberana del Espíritu Santo, ya que la soberana libertad del hombre, se encargará del resto. Nuestra predicación debe cumplir con estos datos y hacer espacio para los recursos ocultos de la Providencia, siempre y cuando lo dejamos dócil. 

¿Quién es ella? 

Para los marineros, pescadores y comerciantes, sus barcos cargados de alimentos y pescado. Ella le habla a un mundo que no lo hacen: el pecador es un hombre de cálculo y evaluación, y un poco escéptico de que el mar ha hecho audaz y duro, áspero y realista, que sabe lo que es humanamente posible y lo que no lo es. Están abrumados por su valor y experiencia de contenido. Tocado para ver los riesgos que tomaron: ella vino sola a hacerles frente, mientras estaban ocupados el manejo de su negocio. No hay nada más difícil que para molestar a alguien en esos momentos. Ellos ven que se abandona a Dios por su mensaje. Se las arregló para encontrar el camino a su corazón. 

María Magdalena, el modelo de nuestra predicación: 

¿Cuáles son las maneras en que podemos aplicar por el evangelio, están condenados al fracaso si no dejan brillar nuestra pobreza y debilidad. Estos medios no cubren pobreza y debilidad. No tenga miedo de cualquiera de los obstáculos o dificultades que surjan y que el Señor puede convertirse en un activo, siempre y cuando nos mantengamos atentos a su presencia. Recuerda lo que le pasó a la Plaza de padre durante su primer sermón en el púlpito de Notre Dame de París: un agujero durante varios minutos mientras se preparaba para la primavera: es consultando la ventana Notre Dame que le daba la memoria. 


 Montenard, Sainte Marie Madeleine à l’entrée de la grotte contemplant le pays au lever du jour
Montenard, La Magdalena en la entrada de la cueva,
contemplando la salida del sol en el país
 
2) La segunda lona a la izquierda, y en frente de la anterior, muestra la Magdalena en otro contexto. Aquí descubrimos en la terraza en frente de la cueva. Ella es la única que contempla el paisaje, mirando hacia Marsella. Salió de la Ciudad del Sur, hasta el curso de la Huveaune retirarse en lo que se convertiría en la Gruta de la Sainte-Baume. El lugar es difícil, condenado a la soledad, en un paisaje majestuoso. 

¿Qué ha pasado? 

¿Por qué María Magdalena lo hizo salir de la predicación de la plaza pública donde se le prometió la proclamación del Evangelio a todo el éxito para jubilarse en este magnífico paisaje de montaña pero salvaje, por no decir hostil, lejos del calor borde del Mediterráneo, donde llevará una vida de ermitaño? 

Sí, ¿por qué? 

Es que las causas más grandes a veces requieren silencio y el retiro a fin de que el mensajero no lleva el mensaje. María Magdalena desaparece antes de Cristo. 
¿Es que el tamaño de la misión confiada por Cristo, es una medida de la distancia entre Dios y ella. Esta medida se calcula sobre la eficacia de la expresión anunció. "Apártate de mí, Señor, que soy un hombre pecador". 
¿Es que la magnitud de lo que Dios ha hecho por él hace infeliz a lo que hizo por Cristo, y ella quiere estar más unidos a Él en su pasión. 
Esto sigue siendo sólo el tamaño de lo que Dios ha hecho por ella, llamado el silencio y la acción de gracias, porque las palabras solas son incapaces de expresar el misterio que no se puede completar en silencio habitados por su presencia.  Recordemos la experiencia mística de St Th Aquino, hasta el fin de su vida. Ante la grandeza del misterio que ha visto y que le dio a contemplar, de repente descubre que es el silencio que se impone a él antes de este misterio demasiado grande para escapes palabras . 

María Magdalena fue a la Sainte-Baume para interiorizar y profundizar en su relación con Cristo aplicación de lo que él llamó la mañana de la Pascua: ". ¡No me detengas" 

Ahora la vida de María Magdalena será una vida de acción de gracias, una vida penitencial, una vida de la hospitalidad. Estos son los mismos lugares que orientarán el rumbo de su nueva vida. Una nueva vida, nueva predicación! 

La vida de acción de gracias: La belleza majestuosa de la puerta panorama acción de gracias a la creación y abre otra acción de gracias: el regalo para el hombre de la Encarnación: la salvación dada al hombre salvado por la muerte de Cristo por el pecado, y por último, la luz de la misericordia traída por Cristo en su propia oscuridad. El tiempo pasado en la cueva amplificará esta acción de gracias. Treinta años más decir! Con el tiempo, esta dado por la misericordia de Dios para que él pueda tomar todo el espacio en él, continuar y terminar lo que empezó. 


La vida de penitencia aquí está el sol, los bosques, el agua, la altitud y la soledad. No hay nada que sonajeros y juguetes para los que son tentados por las ilusiones de este mundo. 

Hay penitencia porque hay acción de gracias: el resultado de la penitencia y la acción de gracias. Contando penitencia impuesta sitio radical. Recuerde que el padre Vayssière los Cuatro Caminos! Contando conduce fuera del procedimiento de conteo. Para salir enriquecido por la presencia de Dios que es la fuente de todo bien: para recibir los bienes que no pasan ni bienes que pase y que pueden ser necesarias, pero cuando los dados son pura bondad graciosa Providencia . Todo, absolutamente todo, se recibe de la mano de Dios en los días monótonos ordinarios. La monotonía que se desvanece poco a poco de leer las delicias que Dios proveyó todos los días para los que se pusieron bajo su pipa. 
Penitencia de la guerra espiritual que se lleva a cabo por los pecadores. 
Entonces se convierte en penitencia alegre por lo tanto se asocia con el gran propósito de Dios. 

La vida de la hospitalidad: Marsella que había tomado la iniciativa, que indiscriminadamente a los demás, con la esperanza de que su mensaje sería encontrar corazones dispuestos. Aquí, en la Sainte-Baume, nada de esto, María Magdalena sólo rezar y esperar a los que buscan, que han oído hablar de él, y se encuentran en el camino que ha recorrido. Todos aquellos que están en busca de esperanza: ella escucha con gran amabilidad. En palabras de uno de nuestros hermanos en un sermón en Sainte-Baume, hace unos años, la compasión del sacerdote para que los pecadores se basa en la experiencia de su propio pecado perdonado. Ella da la bienvenida a todos aquellos que están cansados, vagando en busca del verdadero pastor. Acoge con satisfacción los que buscan la luz y la esperanza de vivir sus vidas inmersos en las pasiones de este mundo. Anima, aconseja, se abre y los prepara para recibir al Señor de toda misericordia. 


Servir con el lugar aquí consistirá primer concierto como María Magdalena, una vida de acción de gracias, una vida penitencial, una vida de la hospitalidad. Sanctibalmienne dominicanos predicación consistirá en la sentada por primera vez en la base de acción de gracias, la penitencia y la hospitalidad. Todo lo que hay que organizar desde allí: no dibujar, no vamos a ellos, ellos vienen aquí para ser acogidos y ayudados por María Magdalena: todo lo que hacemos es sólo para permitir a la reunión. Les damos la bienvenida en nombre de Santa María Magdalena, que está sentado a los pies de Jesús, oía su palabra. Servir con el lugar se lleva a cabo en el silencio y la contemplación de la oración en esta lucha donde el consentimiento Jacob nos precedieron, y en la discreción de la hospitalidad debida a la persona. 


Fr. Anderson, O.P.